Más de 150 alumnas de Albaydar, preparadas para afrontar los retos de la empresa y de la sociedad

 

Albaydar celebró en el salón de actos de la ETS de Ingeniería de la Universidad de Sevilla el pasado martes 18 de junio el acto de graduación de más de 150 de alumnas de Ciclos Formativos de Albaydar.

Las estudiantes de las XVII promociones de Administración y Finanzas, Asistencia a la Dirección y Gestión Administrativa; XVI promoción de Actividades Comerciales; y I promociones de Integración Social y Marketing y Publicidad, estuvieron acompañadas por sus familias, el profesorado de Albaydar, autoridades, y empresarios de la provincia, encargados de imponerles las becas.

Entre ellos, la secretaria general de Educación y Formación profesional de la Junta de Andalucía, Olaia Abadía García de Vicuña; la directora de Operación de MIGASA Aceites, Marta Gallego García, quien, además, impartió la conferencia de graduación “Cómo afrontar con éxito la etapa profesional”; la directora de Formación de la Confederación de Empresarios de Andalucía, Reyes Gómez Calderón; y José Antonio Falcón, asesor comercial de Helvetia, empresa colaboradora de Albaydar. Junto a ellos, Antonio Rodríguez-Campra Berbel y Carolina Velasco Martín, presidente y secretaria de la Junta Directiva de Albaydar, respectivamente; y el comité directivo del centro compuesto por Macarena López Jiménez, directora; Luisa Murillo Sanromá, subdirectora de bachillerato y ciclos medios, y Marta Salamanca de la Torre, subdirectora de ciclos superiores.

En el transcurso del acto, Olaia Abadía felicitó a las alumnas por culminar sus estudios y al centro por formarlas no sólo académicamente sino humanamente, y reiteró su compromiso y el de la Junta de Andalucía con la formación profesional.

Durante su conferencia, Marta Gallego García, directora de operaciones de MIGASA Aceites y miembro de la Junta Directiva de Cesur, narró a las alumnas su trayectoria profesional y la de su padre, Antonio Gallego, actual director general de MIGASA y presidente de Ybarra, y las animó a considerar el momento de cambio al que se enfrentan “no con miedo sino como sinónimo de movimiento, actividad y positivismo”. A tener la actitud de “luchar por lo que os gusta, por vuestro futuro, por lo que os hace feliz”, añadió. Como mujeres, les auguró un futuro alentador en una época llena de posibilidades y retos. Con respecto a la maternidad, abogó por la libertad.:

“Pensadlo, los niños son niños unos años, pero luego dejan de serlo, veros trabajar fuera de casa forma parte de su formación, del sacrificio, el mundo del futuro no sabemos cómo será, y no vais a dejar de ser buenas o malas madres por trabajar en casa o fuera”.

Desde el punto de vista de la empresa,  la directora de Operación de MIGASA Aceites las animó a prepararse para vivir en un mundo global con capacidad de movilidad y conocimiento de idiomas. Y a ir a trabajar motivadas y con ganas de aportar algo nuevo.

“Estamos inmersos en cambios continuos. No solo las tecnologías están haciendo que cambie la forma de trabajar en las empresas sino que las profesiones y los profesionales en sí mismos están cambiando”, dijo. “Lo tenéis que afrontar con mucho entusiasmo, pero con paciencia. Esta píldora de entusiasmo que os han transmito estos años en Albaydar y que yo intento proporcionaros, por favor, tomadla, pero tened paciencia, no se consigue todo con un chasquido de los dedos”.

Por su parte, la directora de Albaydar, Macarena López, se refirió al optimismo y la ilusión por seguir aprendiendo, como actitudes vitales imprescindibles.

“Qué no perdáis la alegría. Dificultades vamos a tener todos, forman parte de la vida, pero tenemos que ver detrás de cada dificultad una oportunidad disfrazada, las dificultades son oportunidades para crecer, para madurar, para mejorar. Junto al optimismo, es importante no perder la ilusión por seguir aprendiendo, mantener la capacidad de asombro. En la medida en que tengáis una actitud abierta por seguir aprendiendo, aumentará vuestra capacidad personal para responder a los desafíos que la vida os presente”. También destacó el valor de la amistad y la actitud de generosidad. “Que seáis mujeres que marquéis  la diferencia por  vuestros valores, que seáis buenas personas, que aportéis vuestro granito de arena para hacer más humana la sociedad”.

Tras la imposición de becas a las alumnas, se entregaron sendas becas de honor a las profesoras Flory Martín Fernández y Amalia Heras Pugnaire, “por su profesionalidad, compromiso y por la huella que dejan en las alumnas, por haber recibido el espíritu de Albaydar como alumnas y que ahora nos transmitís como colegas y profesoras. Por seguir trabajando con las mismas ganas e ilusión a pesar de las contrariedades de la vida”.

Presentó el acto, la profesora del centro Salomé González Martínez quien recordó los orígenes del centro y su vocación de referente en la formación académica y personal de la mujer, dirigida al mundo empresarial y universitario. “Nuestras señas de identidad, lo que nos distingue es el ejercicio de la libertad, el trabajo bien hecho y la mejora del entorno, con una dimensión humana y cristiana de la vida. Apostamos por una educación de calidad, en continua innovación y diálogo con las empresas, y abierta a la Unión Europea”.

Fruto de esas señas de identidad son la formación dual, la bolsa de trabajo con un alto índice de inserción laboral y la internacionalización (con acuerdos con universidades como New College Durham, programas de verano, prácticas en París, Londres, Malta, Durham y Bristol, gracias a la beca Erasmus+, y exámenes oficiales de Cambridge). También la formación en competencias digitales, como centro examinador de la Certificación Oficial de Microsoft y en solidaridad, a través del proyecto Tiama, por    el que las alumnas de Albaydar han conseguido  20 becas de estudio para niñas de un centro escolar en Camerún.